Google+ Followers

La interna peronista



En este momento hay un montón de rumores, nada concreto y mucho chicaneo berreta.
Como si hubiera odio y resentimiento.

Cristina no apoyó la candidatura de Randazzo a la presidencia, dicen que le pidió bajarse la gobernación. Más allá del mito de la bruja de Tolosa, nadie en su sano juicio con pretensiones presidenciales querría gobernar la provincia de Buenos Aires con un gobierno nacional comandado por Scioli o por Macri, por el caso de que esa postulación de Randazzo contribuyera al triunfo de Scioli.
Pero Cristina no lo apoyó, le dio un candidato a Scioli, y aunque no le prohibió nada a Randazzo, lo dejó librado a su suerte.
Parece que quedaron resentimientos.

Ahora que "necesitamos" unidad, esos resentimiento salen a la luz, Randazzo quiere competir, Cristina quiere, según rumores y declaraciones de intendentes (saludo a los tilingos que escriben "alcalde"), evitar las paso y haría un nuevo frente electoral.
Me pregunto cuáles son los verdaderos intereses de los políticos.


No me queda otra que recordar el Gran Gabriel García Márquez

Fragmento de "Cien años de soledad",  sobre el poder.

En la calurosa sala de visitas, junto al espectro de la pianola amortajada con una sábana blanca, el coronel Aureliano Buendía no se sentó esta vez dentro del círculo de tiza que trazaron sus edecanes. Ocupó una silla entre sus asesores políticos, y envuelto en la manta de lana escuchó en silencio las breves propuestas de los emisarios. Pedían, en primer término, renunciar a la revisión de los títulos de propiedad de la tierra para recuperar el apoyo de los terratenientes liberales. Pedían, en segundo término, renunciar a la lucha contra la influencia clerical para obtener el respaldo del pueblo católico. Pedían, por último, renunciar a las aspiraciones de igualdad de derechos entre los hijos naturales y los legítimos para preservar la integridad de los hogares.
Gabriel García Márquez
-Quiere decir -sonrió el coronel Aureliano Buendía cuando terminó la lectura- que sólo estamos luchando por el poder.
-Son reformas tácticas -replicó uno de los delegados-. Por ahora, lo esencial es ensanchar la base popular de la guerra. Después veremos.
Uno de los asesores políticos del coronel Aureliano Buendía se apresuró a intervenir.
-Es un contrasentido -dijo-. Si estas reformas son buenas, quiere decir que es bueno el régimen conservador. Si con ellas logramos ensanchar la base popular de la guerra, como dicen ustedes, quiere decir que el régimen tiene una amplia base popular. Quiere decir, en síntesis, que durante casi veinte años hemos estado luchando contra los sentimientos de la nación.

No me gusta que Randazzo tenga que tejer una alianza con Granados y algún que otro impresentable. ¿Pero Cristina va ir con Scioli? Él debería ser parte del pasado, un tipo que siempre midió bien, pero fue un gestor mediocre. Hizo la plancha en un montón de áreas. Conozco el caso de un ministerio que tenía empleados y no tenía presupuesto. No hacía nada. No les miento al decirles que organizaban talleres artísticos para aprovechar el rato y el espacio.

Esperaba un gesto de unidad, parece que Cristina le ofreció a Randazzo encabezar la lista de diputados por la provincia. Randazzo no quiere, quiere ser senador, y eventualmente competir en las PASO.
Yo espero un gesto de Cristina, como dije apenas empecé, le debe un candidatura.
Que construya unidad, que tenga un gesto de humildad alguna vez en su vida, que vaya ella como candidata a diputada y Randazzo a senador.

Los dejo con un frase de Roger Water, que una vez escribí en tiza en un pizarrón mientras cursaba mis estudios secundarios.

"Teacher, leave the kids alone"